Ten la mirada en la cumbre…

Ten la mirada en la cumbre…

Del libro “¿ Era necesario morir ? ” Editorial Desnivel . Madrid 2015Era Necesario Morir

La escalada de una montaña no es un simple juego deportivo, aunque sea  difícil… es un suceso exaltante, un lujo del espíritu y una disciplina del cuerpo, que se puede considerar dentro de una visión diferente de la vida y del mundo.

Escalar… conseguir superar ese paso comprometido, próximo a la caída…concentrando al máximo nuestros recursos psiquicos… es una lección para vivir… noble como el arte y bella, como esa fe que nos anima a no rendirnos.

Ten la mirada en la cumbre… pero no olvides mirar a esas minúsculas arrugas de la roca… en donde colocas los pies… que casi no son nada… El último paso depende del primero… Ver la cumbre no es haber llegado… Es incitación, lección magistral de vida y sueño que se trasmutan en conciencia…

Agarrar fuertemente la roca es aferrarse a la vida… una victoria sobre nuestro miedo, nuestra debilidad y nuestras indecisiones… exigiendo más virtudes…

Audacia…miedo….valor…diciplina y humildad… “Las ventanas de las montañas me abren una vida sin fin” creo que dijo Ruskin refiriéndose a los Alpes… Y en ellos, en las mejores escaladas de la Tierra, con sus peligros surgió la prudencia, las emociones y la enseñanza… fr lñs vertiente oculta de la conciencia y del alma…

Un comentario sobre “Ten la mirada en la cumbre…

  1. José María dijo:
    13 de junio, 2018 a las 15:28
    Hace tiempo que sigo sus comentarios, y en más de una ocasión hemos intercambiado impresiones sobre asuntos relacionados con la montaña, escuela de vida y en ciertas ocasiones escenario final de la senda que cada uno debemos recorrer de forma irrevocable, pese a desconocer los paisajes se ocultan al otro lado de la cresta.
    Semanas atrás concluí la lectura de la obra que hoy ilustra su comentario, y desde aquí quiero agradecer una vez más su generosidad por compartir reflexiones que en un mundo lleno de ruido y prisa, pocas veces somos capaces de detenernos a pensar.
    Gracias y ánimo en este tortuoso camino que es la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *