La medalla de Ignacio Echeverría, el Héroe de Londres.
Son muy pocos los protagonistas de hechos memorables en la sociedad en la que vivimos… y solamente algunos deportistas que hacen juegos alabados por las masas, los futbolistas, los jugadores de baloncestos o los tenistas, entre otras muchas prácticas deportivas, llenan las páginas de los importantes medios de información…
Los deportistas profesionales exhiben valores como el esfuerzo, la ilusión, la persistencia, el entrenamiento… Y la sociedad les recompensa con la fama y especialmente con cantidades de dinero infrecuentes en la mayor parte de las dedicaciones sociales…
Pero el deporte no debería relacionarse nunca con las ganancias dinerarias, más aún el nacimiento de las actividades deportivas tenía precisamente el límite del ánimo de lucro…
El deporte es una actitud excelsa y ascendente –escribió Ortega- en la que el lucro no existía… El deporte era toda aquella conducta, que se enfrentaba al trabajo Y así se fue desarrollando el espíritu olímpico, manteniéndose incluso hasta el renacimiento de los Juegos por el propio barón de Coubertin…
Pues bien todo esto viene a relacionarse con el ejemplo apabullante y heroico de Ignacio Echeverría, el deportista español, trabajador en Londres, que sin practicar el ejercicio de deportista profesional… demostró el valor más admirado, el más valioso, esa valentía que define y eleva a los humanos…
Pues bien, el gobierno tan criticado por unos y otros, fue al principio de este enorme suceso, poco generoso… anunciando la concesión al héroe… de la medalla de Plata al Mérito Civil… (Dos días después de escribir este artículo el Consejo de Ministros ha elevado la condecoración a la Gran Cruz del Mérito Civil)
Un ejemplo tan evidente y gallardo merecía la más alta condecoración…
Mi máximo respeto para este héroe que ejerció con suprema dignidad el valor, mostrando la mejor virtud del ser humano, enfrentándose al peligro, ayudando a una mujer a la que un loco fanático asestaba mortales puñaladas, no huyendo del terror… sino ejercitando ese valor tan valioso como la valentía, la que merece el mayor aplauso social…
El ejemplo de Ignacio Echeverría es acreedor, no solo del respeto agradecido de España, sino de la eterna canción de los poetas… esos versos que nos levantan por encima de la mediocridad dominante…



Hablando de records… diré que estas carreras por las grandes cimas de la Tierra no me interesan demasiado…
Naturalmente que admiro la grandiosa capacidad deportiva de Killian Jornet, tan bien demostrada, mediante estupendos vídeos, en los que se ve su destreza, corriendo entre rocas inestables o descolgándose de cuerdas fijas en el Cervino… Como deportista de la montaña es un personaje indiscutible… pero  hay que precisar más datos en  su última y espectacular ascensión al Everest.
Desnivel, en un artículo de Darío Rodríguez, recuerda con claridad que Troillet y Loretan, en 1986, hace catorce años escalaron el Everest por el Horbein (ruta de dificultad) en 43 horas subida y bajada. Pero nunca queda claro en donde comenzaron la carrera, estos u otros grandes personajes (corredores alpinos o himaláyicos), si desde el campamento base avanzado a 6.400 metros, o en el lejano campo base… lo que es significativamente un dato importante…
Kammerlander había efectuado el trayecto campamento base avanzado-cima-campamento base avanzado, en 23,30 h. en 1996, utilizando esquís para descender…
Killian Jornet ha estado 26 horas desde el monasterio de Rongbuk, y 12 descendiendo hasta el campamento base avanzado.
Estos datos se refieren a la vertiente tibetana, pero hay que mencionar, que ya en 1988, el francés Marc Batard había alcanzado la cima, desde el campamento base, sin oxígeno en 22 horas…
Y el sherpa Kazi, en 1998, en 20 horas utilizando oxígeno en el descenso…
Todo son datos espectaculares, pero poco claros… (cotas o sitios de partida y llegada) muy importante en carreras y naturalmente sin un control riguroso en los horarios… Todos, incluso Jornet, es lógico, utilizando las cuerdas fijas y/u otros artilugios ( escaleras) que hallaron en las subidas y en las bajadas, mostrando además de una esforzada y admirable capacidad física y técnica, un indiscutible deseo de dejar

por todo lo alto su nombre, es decir ese amplio exhibicionismo de ego tan común y tan justo por otro lado en el ejercicio del deporte.
Ante esta realidad digo: El alpinismo tiene ya los mismos puntos característicos que los deportes y juegos de competición… Yo esperaba que el alpinismo -una de las escuelas de vida más nobles y éticas de la actual sociedad- pudiera prescindir de estos factores a mi juicio negativos…
Y para mí los records los tienen muchos otros: Jerónimo López y el fallecido Nil Buhigas, en el Everest 1988, con la expedición Epson, cuando en un rasgo admirable de compañerismo hicieron cordada con Lluis Giner que había perdido la vista…
Y Otro records que recuerdo entre decenas de ellos, se refiere a los Hermanos Iñurrategui, cuando en el Kangchenjunga, en 1996, ayudaron hasta la extenuación a Juanito Oiarzabal que confesó que sin ellos habría fenecido. Estos records si tienen para mí valor y despiertan mi admiración. Gracias por leer estas especiales conjeturas…



Paco Caro Serrano, conocido por el Mogo, o el Mogoteras ha fallecido hoy día 17 de Mayo en la clínica de la Paz, a donde había sido ingresado de urgencia afectado por un proceso de Hepatitis C.

El Mogoteras ejerció con brillantez su afición pasional por la montaña, principalmente en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo, realizando valiosas escaladas en la Pedriza… que le dieron mucha popularidad. Vivió durante mucho tiempo en permanente relación con la naturaleza llegando a ser considerado uno de los mejores…

Nunca se le conoció un trabajo, horario o dependencia de centro laboral alguno, siendo su vida y su hogar la Pedriza y las montañas españolas, específicamente Gredos y los Picos de Europa, escalando el Espolón del Jiso en el macizo oriental.

Realizó la primera escalada española al Pilar de Angle en el Mont Blanc, vía Bonatti-Gobbi, en 1969, siendo uno de los pioneros de las grandes ascensiones y escaladas en los Alpes. Fue Medalla de Plata de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, siendo componente de su Grupo de Alta Montaña (GAM) y  formando parte de la expedición de Camping- Gas (Cointra) 1970  al macizo asiático del Hindu Kush, concretamente al Tirich Mir.

Entre su numerosas escaladas se puede recordar la cuarta ascensión a la pared Oeste del Naranjo de Bulnes en 1967, el espolón del Jiso y la pared del Valdecoro.

Se le recordará vivaqueando en la cima invernal del Naranjo de Bulnes, en el histórico rescate de Gervasio Lastra y José Luis Arrabal.

La inesperada muerte del Mogoteras, en una situación económica carente de posibilidades,  hace pensar en la conveniencia -casi necesidad-  de que sus amigos pudieran reunir algunos fondos para cubrir los gastos mínimos que esta última eventualidad pudiera plantear.



OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue efectivamente una sesión muy agradable, la que me propició la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de la Bañeza, con su titular, el gran deportista José Ignacio Salgado… El salón se llenó pronto de socios del club deportivo, personas jóvenes principalmente, entre los que se encontraban mi hija Elena ( creo que nunca había estado en una conferencia de su padre) junto a su amiga del colegio Teresa Pérez Rubio, residente en La Bañeza, que había presentado mi candidatura para inaugurar la tribuna de conferencia deportivas.

Yo me limite a contar algunos sucedidos de mi larga vida en las montañas… resaltando no solo los hechos estrictamente deportivos, si no especialmente las vertientes morales y espirituales de estos cometidos, mostrando parajes, sitios en donde el humano tiene que reaccionar elevándose, superando su normal poquedad…

El alpinismo como filosofía, como un saber que se ejercita emprendiendo un camino de esfuerzos y dolores, a veces muy intensos, para entremezclarlos con inmensas y hondas alegrías…un camino en que cada uno puede crear la verdad de su vida… La montaña es la mejor metáfora de la existencia, creo que sostuve con firmeza y variados ejemplos…

La conferencia fue muy aplaudida… pero la gran sorpresa llegó en el turno de preguntas, en la que un respetado periodista  -del que ignoro  su nombre, aunque ya trataré de averiguarlo- cuyo seudónimo es TAB,  me dedico unos elogios inmerecidos que me llenaron de ilusión y optimismo, calificando a mi persona como una de las más interesantes -naturalmente como practicante de la exploración y del alpinismo- de la actualidad española… ¡¡ Muchas gracias amigo por tu valiente generosidad !!

Les trataré de acompañar como ilustración el estupendo artículo que TAB ha tenido a bien dedicarme, publicado en la revista semanal “El Adelanto Bañezano” de fecha 5  de mayo del presente año:  “Una Lección magistral de vida”.



Guia de Montserrat
¿Cuántos triunfos existen en los fracasos?
¿Cuántos fracasos pueden esconderse en los triunfos de los campeones?
En algunos casos el triunfador podría ocultar sus debilidades, sus temores, sus incapacidades y aún sus torpezas, mostrando una fortaleza ejemplar de espíritu y de cuerpo, mientras que la “subjetividad” del fracasado evidenciaría actitudes valiosas confesando con sinceridad sentimientos, miedos e incapacidades, dignas de ser conocidas y en muchos casos admiradas.
Podría ser más meritoria y admirable la conducta del que cuenta con honestidad su lucha y sus equivocaciones o errores, que la ostentación de facultades extraordinarias del triunfador.
“Solo los que pierden tiene algo verdadero que contarnos”
Vivimos en una sociedad dominada por los triunfadores, los grandes campeones, los que ganan a costa de que otros pierdan, exaltando exageradamente los triunfalismos, sin tratar de reconocer que muchas veces, del gran triunfo al fracaso solo media una diferencia insignificante.
Frente a esta exaltación del campeón -exceso de campeonísimo social- esta sociedad debería desarrollar paralelamente la psicología del perdedor.
Frente al campeón que ocultó sus debilidades y sensaciones interiores mostrando solo sus aptitudes, esta sociedad debería valorar los esfuerzos del “derrotado”, elaborando la filosofía del perdedor, con posibles, y en muchos casos actitudes valiosas confesando esos aspectos interiores de miedos y esfuerzos que tanto podrían enseñar a los demás..
Es muy frecuente que los perdedores tengan algo interesante o importante que contarnos
Yo que he ostentado triunfos sociales en épocas pasadas, animo a los que no triunfaron a que cuenten sus derrotas, enriqueciendo esa capacidad de adaptación que esta sociedad materialista y superficial –es más importante ser que parecer- debería comenzar a valorar y a respetar.
Si esta sociedad – y especialmente los medios de información- se ocuparan más en relatar las desventuras de los perdedores, sus experiencias, sus desvelos y esfuerzos podríamos deducir que algunas veces es más grande el fracaso que el éxito, mostrando el interior sustancial de los que no alcanzaron el éxito.
Esto solo son conjeturas que he creído adecuadas reseñar para reflexionar tras haber tratado una vez más de alcanzar la cima. Gracias

« Página anteriorPágina siguiente »

© 2008 El Blog oficial de Cesar Pérez de Tudela
Todos los derechos reservados
Blog creado por: www.ra-marketing.com