En el transcurso de mi pasada conferencia en la Real Academia de Doctores de España, agradecí al ilustre doctor Enrique Llamas OCD, catedrático de la Universidad Pontificia de Salamanca, el trabajo de investigación que había tenido la generosidad de dedicarme, bajo el título «César Pérez de Tudela- San Juan de la Cruz, y la Mística de las Alturas» publicado en la revista Anales de la Real Academia, a finales del pasado año 2009.

Respetando su interés científico, he de confesar que me sentí abrumado por la bondad de su autor, al tener la consideración de citarme al lado del «Doctor Universal». Ciertamente estoy contento por haber recibido determinadas confirmaciones a mis teorías, siempre muy personales, referidas a las montañas y al camino del saber que estas representan. Dice el doctor Llamas que los escritores místicos de todos los tiempos han sentido veneración por las montañas y las cimas sagradas; y las subidas a estas han servido para describir el camino de perfección que debe intentar recorrer el alma.

Seguiré estudiando el tema y contrastándolo con mis reflexiones personales.

Mi conferencia en la RADE fue bien, aunque solo dije algo de lo que quería haber dicho, y también dije lo que no tenía previsto decir.

Pero parece ser que los asistentes estuvieron despiertos ante mi voz lo que es un éxito en la Real Academia de Doctores de España.

El salón estaba lleno a pesar de la temprana hora de la conferencia. Y yo me alegré de haber insistido en tratar un tema como el alpinismo y las expediciones de montaña, en el seno de tan docta Casa. Después de esta intervención podré, espero, contar en el futuro mis cavilaciones al regreso de mis, a veces, emocionantes expediciones. Un saludo afectuoso de César P. de Tudela.