José María Iñigo…

José María Iñigo…

Ha muerto Iñigo con 75 años… Le conocí en los años finales de los “60” del pasado siglo… Invitado a sus programas estelares en TVE… seis u ocho veces, teniendo con él entrevistas importantes… las que veían muchos millones de españoles, previamente planteadas por su equipo…  entre otros Manu Leguineche y otros periodistas de renombre que le preparaban las preguntas… Iñigo era en aquellos primeros tiempos un experto en las canciones modernas de aquellos lejanos años… hablaba inglés… lo que no era frecuente… pero no era periodista de estudios… Era un personaje de la radio y pronto fue el más conocido y valorado presentador de programas de variedades…

Mi expedición de 1973 al Annapurna mereció una larga comparecencia mía que superó los ventitantos minutos… ya que, en aquellos tiempos hablar del Himalaya y de Nepal, era un nuevo acontecimiento… y yo conté mis experiencias de peregrino- alpinista-explorador, a una de las montañas más famosas… Uno de los “ochomiles” que nadie antes había intentado en solitario… Tuve suerte y no morí cuando el viento (onda expensiva) que produjo una inmensa avalancha -el desprendimiento de una arista cimera- me arrastró por aquel inmenso glaciar… sobreviviendo por decisión de la “Superioridad”… Así lo cuento en mi libro “Cinco Montañas Solo” editado por Desnivel hace unos años.

A Iñigo le interesaron vivamente mis respuestas, en aquellos años inéditas… Luego coincidimos en numerosos  encuentros y entrevistas (radios, reuniones y programas)

Ambos fuimos invitados como personajes (Iñigo era un experto escritor de turismo y mantenía una revista de esta temática, en la que yo colaboré con mucha frecuencia con reportajes diversos, generalmente dedicados a las montañas y a los viajes de aventura, precusores del turismo alternativo actual) Decía que Iñigo y yo fuimos invitados al Congreso de Turismo de Cantabría en uno de aquellos años a principios de este siglo…del que otro día debería contar y comentar esas anécdotas obligatorias… y quizás curiosas…

Con lo dicho… Por haber sido Iñigo y yo coetáneos en el ejercicio de la vida social… tenía que haber pasado por el “tanatorio”… para mostrar mi sentimiento… pero vivo alejado de la ciudad… y cada vez esa misma relación social me gusta menos… y me aburre más… Trataré de ir mañana antes de su incineración…y saludar a unos y a otros… como es debido…Cesar en la SER. Las canciones de mi vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *