Navegando por
Autor: Cesar

Imposición Medalla “Cavall Bernat” en Desnivel

Imposición Medalla “Cavall Bernat” en Desnivel

               Homenaje –inesperado- de la Orden del Cavall Bernat, 50 años después             

He interrumpido la narración de recuerdos de mi larga vida en las montañas, que en estos últimos días, o semanas, estaba rememorando… (extraordinarias vivencias sufridas, duros momentos de dolor… y hondas alegrías)

La vida una vez más me ha sorprendido… y resulta que voy a ser homenajeado por la Orden del Cavall Bernat… el Grupo de escaladores catalanes que fundara hace 40 años el escalador-alpinista Barbera… uno de los grupos más importantes del alpinismo y la escalada en Cataluña.

Siempre…  en estos últimos años, había pensado en asistir a los actos conmemorativos del Grupo, en el montañismo de hoy,  en esos actos anuales y solemnes… con preciosas escolanías, en las iglesias y centros religiosos que rodean la montaña de Montserrat…

Leer más Leer más

Ten la mirada en la cumbre…

Ten la mirada en la cumbre…

Del libro “¿ Era necesario morir ? ” Editorial Desnivel . Madrid 2015Era Necesario Morir

La escalada de una montaña no es un simple juego deportivo, aunque sea  difícil… es un suceso exaltante, un lujo del espíritu y una disciplina del cuerpo, que se puede considerar dentro de una visión diferente de la vida y del mundo.

Escalar… conseguir superar ese paso comprometido, próximo a la caída…concentrando al máximo nuestros recursos psiquicos… es una lección para vivir… noble como el arte y bella, como esa fe que nos anima a no rendirnos.

Ten la mirada en la cumbre… pero no olvides mirar a esas minúsculas arrugas de la roca… en donde colocas los pies… que casi no son nada… El último paso depende del primero… Ver la cumbre no es haber llegado… Es incitación, lección magistral de vida y sueño que se trasmutan en conciencia…

Agarrar fuertemente la roca es aferrarse a la vida… una victoria sobre nuestro miedo, nuestra debilidad y nuestras indecisiones… exigiendo más virtudes…

Audacia…miedo….valor…diciplina y humildad… “Las ventanas de las montañas me abren una vida sin fin” creo que dijo Ruskin refiriéndose a los Alpes… Y en ellos, en las mejores escaladas de la Tierra, con sus peligros surgió la prudencia, las emociones y la enseñanza… fr lñs vertiente oculta de la conciencia y del alma…

Kurtyka… El arte de la libertad

Kurtyka… El arte de la libertad

He leído estupendas referencias a este gran himalayista… incluso me habíaDSC04625 parecido leer que trataba de poner en mayúsculas sus sentimientos, las sensaciones y la transcendencia espiritual de las difíciles escaladas y duras ascensiones. Ello ha motivado que leyera el libro que le ha dedicado Bernadette Mcdonald, libro que ha merecido criticas muy favorables…

Pero si soy sincero diré que el libro no me ha entusiasmado… reune decenas de historias sobre las escaladas y ascensiones de Kurtyka, pero aunque insiste en la categoría -que parece evidente- del gran protagonista polaco, no llega a decir nada verdaderamente transcendente, y remarca… ”  las escaladas no son nada importante si no te elevan por encima de tí ”

Anécdotas más o menos curiosas, dichos y hechos en los que abundan detalles sin mayor interés.

Siento no coincidir con tantos lectores y críticos literarios que han colaborado para que el libro se haya traducido a ocho idiomas y sea uno de los más premiados…

José María Iñigo…

José María Iñigo…

Ha muerto Iñigo con 75 años… Le conocí en los años finales de los “60” del pasado siglo… Invitado a sus programas estelares en TVE… seis u ocho veces, teniendo con él entrevistas importantes… las que veían muchos millones de españoles, previamente planteadas por su equipo…  entre otros Manu Leguineche y otros periodistas de renombre que le preparaban las preguntas… Iñigo era en aquellos primeros tiempos un experto en las canciones modernas de aquellos lejanos años… hablaba inglés… lo que no era frecuente… pero no era periodista de estudios… Era un personaje de la radio y pronto fue el más conocido y valorado presentador de programas de variedades…

Mi expedición de 1973 al Annapurna mereció una larga comparecencia mía que superó los ventitantos minutos… ya que, en aquellos tiempos hablar del Himalaya y de Nepal, era un nuevo acontecimiento… y yo conté mis experiencias de peregrino- alpinista-explorador, a una de las montañas más famosas… Uno de los “ochomiles” que nadie antes había intentado en solitario… Tuve suerte y no morí cuando el viento (onda expensiva) que produjo una inmensa avalancha -el desprendimiento de una arista cimera- me arrastró por aquel inmenso glaciar… sobreviviendo por decisión de la “Superioridad”… Así lo cuento en mi libro “Cinco Montañas Solo” editado por Desnivel hace unos años.

A Iñigo le interesaron vivamente mis respuestas, en aquellos años inéditas… Luego coincidimos en numerosos  encuentros y entrevistas (radios, reuniones y programas)

Ambos fuimos invitados como personajes (Iñigo era un experto escritor de turismo y mantenía una revista de esta temática, en la que yo colaboré con mucha frecuencia con reportajes diversos, generalmente dedicados a las montañas y a los viajes de aventura, precusores del turismo alternativo actual) Decía que Iñigo y yo fuimos invitados al Congreso de Turismo de Cantabría en uno de aquellos años a principios de este siglo…del que otro día debería contar y comentar esas anécdotas obligatorias… y quizás curiosas…

Con lo dicho… Por haber sido Iñigo y yo coetáneos en el ejercicio de la vida social… tenía que haber pasado por el “tanatorio”… para mostrar mi sentimiento… pero vivo alejado de la ciudad… y cada vez esa misma relación social me gusta menos… y me aburre más… Trataré de ir mañana antes de su incineración…y saludar a unos y a otros… como es debido…Cesar en la SER. Las canciones de mi vida