La sociedad actual es cada vez más asfixiante. Comprendo que somos muchos y vamos a ser muchos más, y que ello exige más normas, más prohibiciones, más reglamentaciones; la libertad ahora sí que empieza a ser solo un concepto teórico y nunca menos verdadera realidad. La montaña está reglada hasta extremos exagerados: no puedes entrar, no puedes volar en parapente, no puedes acampar, no puedes ir con esquís. La ciudad está blindada con direcciones prohibidas, semáforos, parquímetros, limitaciones de zonas, multas a cada ocasión, siendo estas poco adecuadas a la justeza… es decir mal impuestas, y cada vez, el Derecho,  parece que se traiciona más así mismo. Los juristas tendrían que ser más “iusnaturalistas” más Cesar en la SER. Las canciones de mi vidafilósofos del Derecho… La sociedad actual es una amenaza contra la libertad: multas del ayuntamiento, de la agencia tributaria. Gallardón, en Madrid, limitó los derechos ciudadanos, aumentando la policía y descuidando la formación y enseñanza de sus agentes, dejando en indefensión a los ciudadanos, bajo subterfugios jurídicos, dudosamente legítimos. El Derecho, en el que ya no confío, está cada vez menos presente en la sociedad de nuestros días. Este es un tema de futuro grave. Solo el poder constituye Derecho.