Hablando de records… diré que estas carreras por las grandes cimas de la Tierra no me interesan demasiado…
Naturalmente que admiro la grandiosa capacidad deportiva de Killian Jornet, tan bien demostrada, mediante estupendos vídeos, en los que se ve su destreza, corriendo entre rocas inestables o descolgándose de cuerdas fijas en el Cervino… Como deportista de la montaña es un personaje indiscutible… pero  hay que precisar más datos en  su última y espectacular ascensión al Everest.
Desnivel, en un artículo de Darío Rodríguez, recuerda con claridad que Troillet y Loretan, en 1986, hace catorce años escalaron el Everest por el Horbein (ruta de dificultad) en 43 horas subida y bajada. Pero nunca queda claro en donde comenzaron la carrera, estos u otros grandes personajes (corredores alpinos o himaláyicos), si desde el campamento base avanzado a 6.400 metros, o en el lejano campo base… lo que es significativamente un dato importante…
Kammerlander había efectuado el trayecto campamento base avanzado-cima-campamento base avanzado, en 23,30 h. en 1996, utilizando esquís para descender…
Killian Jornet ha estado 26 horas desde el monasterio de Rongbuk, y 12 descendiendo hasta el campamento base avanzado.
Estos datos se refieren a la vertiente tibetana, pero hay que mencionar, que ya en 1988, el francés Marc Batard había alcanzado la cima, desde el campamento base, sin oxígeno en 22 horas…
Y el sherpa Kazi, en 1998, en 20 horas utilizando oxígeno en el descenso…
Todo son datos espectaculares, pero poco claros… (cotas o sitios de partida y llegada) muy importante en carreras y naturalmente sin un control riguroso en los horarios… Todos, incluso Jornet, es lógico, utilizando las cuerdas fijas y/u otros artilugios ( escaleras) que hallaron en las subidas y en las bajadas, mostrando además de una esforzada y admirable capacidad física y técnica, un indiscutible deseo de dejar

por todo lo alto su nombre, es decir ese amplio exhibicionismo de ego tan común y tan justo por otro lado en el ejercicio del deporte.
Ante esta realidad digo: El alpinismo tiene ya los mismos puntos característicos que los deportes y juegos de competición… Yo esperaba que el alpinismo -una de las escuelas de vida más nobles y éticas de la actual sociedad- pudiera prescindir de estos factores a mi juicio negativos…
Y para mí los records los tienen muchos otros: Jerónimo López y el fallecido Nil Buhigas, en el Everest 1988, con la expedición Epson, cuando en un rasgo admirable de compañerismo hicieron cordada con Lluis Giner que había perdido la vista…
Y Otro records que recuerdo entre decenas de ellos, se refiere a los Hermanos Iñurrategui, cuando en el Kangchenjunga, en 1996, ayudaron hasta la extenuación a Juanito Oiarzabal que confesó que sin ellos habría fenecido. Estos records si tienen para mí valor y despiertan mi admiración. Gracias por leer estas especiales conjeturas…