De la Introducción de mi libro ” Al filo de la escalada “

He vivido varias vidas diferentes y sucesivas. Fui débil y temeroso, más tarde fuerte e incluso valiente, fui estudioso y prudente, pero también osado, y durante algún tiempo las mejores hazañas me parecieron fáciles.

Muchos años de mi vida he sido un personaje valorado por muchos y criticado con rencor inexplicable por algunos pocos. He viajado por casi todo el mundo. He estado en guerras y tragedias. Soy salvador de montañeros perdidos, escritor de anhelos, periodista sin orgullo, inspector de la policía secreta en tiempos del franquismo, soy un jurista arrepentido y un explorador en tiempos del GPS.

Me gusta contar mis experiencias y conocer a los demás a través de mi mismo. Creo que vivimos para alcanzar la “trascendencia”, quizás la forma de sobrevivir y sobre todo de mantener firme la esperanza de que el “alma” que nos espiritualiza, también nos conducirá a ese ámbito superior del que hablaba Rilke, para no perdernos en la “nada” cuando ya no seamos protagonistas en la Tierra. ¿Portada ALMUZARASeremos  energía espiritual para nuestros descendientes?