El dragón de Komodo y otras criaturas de la naturaleza
Sí claro que existe. Vive en las islas de Indonesia, en el mar de Flores, nombre también de una isla fantástica en la que aparecieron hace unos años, los restos bien conservados de un hombre que medía menos de un metro de estatura y que los científicos sostenían que solo era una leyenda, empeñados en negar la existencia de aquél  homínido Feria Libro
El dragón de Komodo es también una leyenda que está tan viva como el mismo dragón… y que hace unas semanas ha visto el famoso Mario Vargas Llosa -yo tuve la suerte, en mis tiempos de reportero de la aventura, de presenciar cómo el monstruo se comía a una cabra- con la desgracia de no poder hacerle foto alguna.
Los dragones de Komodo son como todo lo vivo -más grandes y más pequeños- los que son más frecuentes, en otras islas de Indonesia, pero los de la isla de Rinka puede llegar a medir tres metros, son como iguanas gigantes, seres de la edad de los dinosaurios que contra todos los pronósticos han pervivido… a pesar de la incredulidad de los sabios.
A mí me llevó a ellos, un reportaje que mi colega el gran alpinista Walter Bonatti, con quien tuve diferencias cuando me abandonó en el Aconcagua, llevándose mi saco de dormir (cinco noches vagando sin saco por la SE de la gran montaña) en su espléndida serie sobre aspectos inéditos de la Tierra, editados por Mondadori en la revista Época.
El dragón de Komodo es espeluznante… dicen que se alimenta de jabalíes, cerdos, caballos y ratas… o lo que encuentre vivo, y por ello es preferible verle desde una prudente distancia, aunque él se mimetiza en el interior del bosque para sorprender a sus víctimas…
Todavía esta Tierra nuestra tiene sorpresas y apariciones increíbles, como esos seres vivos, que algunos individuos de las tribus que pueblan el inmenso territorio amazónico–ojalá que por muchos años- dicen que han visto y que tienen algún parecido con los humanos, es decir, una especie de “yetis” amazónicos, los que en el oriente ecuatoriano llamaban “chusalongos” un ser animal que aparecía en esas selvas misteriosas, junto a las grandes cascadas dejando embarazadas a las mujeres que los habían descubierto… ¿Leyendas?



Alpinismo y escaladas clásicas en solitario

Tema interesante que se relaciona esencialmente con el “Zabala en el Pajaro Escalando libredentro” del protagonista.
Audacia, coraje, miedo…
Yo tuve el valor, o la audacia, de ofrecer una juvenil conferencia en la Tribuna de Escalada que yo había fundado en el GAM del Club Alpino Guadarrama, allá por los años 1958 o 1959, que se titulaba alpinismo solitario. Hablé de aquél prodigioso Preuss, de Comici, solo en la norte del Lavaredo, de Herman Bull en el Nanga Parbat y de otros grandes personajes de alpinismo mundial. También cité, entonces, a mi amigo Miguel Ángel Herrero que en aquellos lejanos años había tenido el valor de subir solo la pared sur del risco del Pájaro en la Pedriza.
El tema siempre me pareció lleno de contenido. Decidir subir solo –escalar- representa más que un estilo o forma de ser… expresa un estado de ánimo y define en algún sentido la personalidad del alpinista.
Deseos de conocerse de forma profunda… no se hace por la fama o dinero, sino por imperativo psicológico.
Concentración mental en cada uno de los pasajes a escalar, estudiando cada uno de los movimientos…
¿Es someterse a una prueba?  Plena conciencia del riesgo, pasión por el peligro, quién Feria. Foto Dario 2ha oído la voz de las montañas, no podrá olvidarla jamás…”
-Gente excéntrica, con deseos de humanística y grandes dosis de tendencia a la soledad… Pero… ¿Cuál es el porqué de esta extremada irracionalidad que el mismo pensamiento no llega a controlar? ¿Hay que superar pasadas frustraciones? ¿Es mayor los deseos de riesgo que la llamada a su seguridad?
Subiendo con grandes esfuerzos, a veces nerviosamente… los escaladores solitarios son generalmente introvertidos, con una gran sensibilidad emocional, buscando la ansiada seguridad en sí mismos…
Los solitarios son gentes de grandes aspiraciones, muy activos e independientes, poco convencionales y hasta débiles emocionalmente… Y poco sometidos a las creencias sociales…
Sin embargo aquél Cesare Maestri, maestro de las Dolomitas, era engreído y brillante… siendo el escalador más famoso por sus impresionantes escaladas solitarias, las que no neutralizó –ni siquiera- las terminantes críticas de su compañero y rival Walter Bonattí tras su primer fracaso en el Cerro Torre de Patagonia.
Todos los solitarios tienen tendencia a las grandes emociones y necesitan el riesgo en la soledad, poniéndose a prueba una y otra vez, con gran dureza física y un espíritu de sacrificio que hace del sufrimiento una asignatura, que busca el respeto de sí mismo… Quizás el mismo Bonatti abriendo el Espolón de la Soledad en el Dru, a su regreso del K2, exigiendo o reclamando la admiración de toda Europa (París Match, Revista Época etc…)
El que estas líneas escribe quiere estudiarse a sí mismo y ha tratado de recordar sus primeras escaladas solitarias en la Pedriza y en Gredos, y mucho más tarde en Montserrat, en Pedraforca y en algunas montañas pirenaicas… Tuvo el valor, quizás inconsciente (¿) de adentrarse solo en el Aconcagua en varias ocasiones, cuando no había senderos, y se creía que llegar a la cima era imposible… Estuvo solo en el monte Denali, el famoso McKinley, la montaña más alta del Ártico y también solo recorrió los Andes de Norte a Sur, escalando varias famosas montañas y cayendo en el descenso del Monte Olivia, la gran y pequeña montaña de Ushuaía en la Tierra de Fuego… saliendo milagrosamente vivo aunque maltrecho
Y cuando este modesto explorador de montañas, se da cuenta de que los años le están “haciendo de menos” busca algún día frío, o de calor máximo, para recuperar el orgullo del valor y se prepara para repetir esa preciosa y lejana pared de Santillana, en la querida Pedriza,  dominando cada con menos precisión el miedo y el cansancio… ¡¡ Gracias !!



Hugh Herr.  Premio Princesa de Asturias a la Investigación Científica y Tecnología 2016.  

El menor de 5 hermanos de una familia menonita, fue un prodigio de la escalada. A los 8 años ya escaló la pared del monte Temple, en las Rocosas del Canadá, y a los 17 se le reconocía como uno de los mejores escaladores en roca de los Estados Unidos.
En enero de 1982, escalando una ruta de hielo de alta dificultad en el Barranco de Huntington, en el monte Washington, Herr y su compañero Jeff Batzer, fueron sorprendidos por una tempestad, por lo que tuvieron que descender a un glaciar en donde se refugiaron durante tres días y varias noches… con temperaturas inferiores a 30º bajo cero. Cuando pudieron ser rescatados -uno de los rescatadores perdió la vida-  ambos escaladores sufrieron graves congelaciones… Jeff perdió su pierna izquierda y la mano derecha y a Herr le tuvieron que cortar las dos piernas por debajo mismo de las rodillas…
Hugh sufrió mucho en las curas y en la rehabilitación consiguiente, y ninguno de los médicos que le atendieron pudieron pensar que podría volver a escalar en las montañas…
Pero tras varios años de estudios Hugh termino su licenciatura en Física y más tarde un doctorado en Biofisica, haciéndose también ingeniero mecánico, experto en la llamada Mecatrónica, es un nuevo concepto basado en una combinación de lógica matemáticas, mecánica de fluidos, electrónica, informática, tendente a diseñar aparatos complejos que ayuden al hombre, verdaderos productos inteligentes… como los robots, controladores programables…discev_inglis
El, junto a otros varios compañeros de distintos conocimientos como los citados, fueron creando unas prótesis que se encajaban en las piernas (Hugh creció con ellas, modificando su estatura de 1,52 a 1,82) y con sus nuevas piernas prostéticas volvió a escalar, logrando apoyarse en pequeñas superficies gracias a sus pies que se clavan o introducen en las pequeñas fisuras de las paredes verticales… imposibles para los dedos…
Hugh Herr es profesor en la Universidad de Harvard, siendo el líder del equipo de investigación biomecatrónica. La mayor parte de sus diseños se refieren y son adecuados a personas que han sufrido igual o parecidas lesiones. La rodilla es controlada por una computadora,  equipada por un microprocesador.
Herr fue  líder de un equipo  de siete expertos en el caso del corredor Oscar Pistorius, el atleta sudafricano, que prohibieron correr las Federaciones de Atletismo alegando que sus piernas de fibra de carbono le daban ventaja competitiva.



“José Bernet Melia, muerto en el Torreón de los Galayos”531332_2077644916887_1717921099_984174_178468962_n teogenes_torreon 00-000 00-001 00-002

    En mi libro “Crónica alpina de España” se reproduce la foto de una lápida, que en aquellos ya lejanos años de la década de los “50” estaba en el Cementerio Municipal de Valencia    
    “José Bernet Melia, guía montañero, muerto en acto de servicio el 11 de agosto de                 1952, en el Torreón de los Galayos. Gredos”
    La Lápida me impresionó… ¿Cómo sería aquél torreón, y que serían los Galayos?
        Bernet Melia muerto en acto de servicio… La vida toda es misión
    En esos mismos años yo empezaba a interesarme por ese romanticismo que las montañas y las escaladas, a mi entender comportan… En Valencia, ese verano, había visto a un montañero que caminaba firme llevando una mochila de donde sobresalía una cuerda de escalada… y en meses siguientes vi una película que se titulaba “La Torre Blanca” sobre una difícil escalada en los Alpes…
    Algunos años después, cuando ya tenía 15 años, comencé a tratar de ser montañero-escalador y supe que el Torreón de los Galayos era una de las montañas con mayor simbolismo por su grandiosa verticalidad, insignia de los guías, y aquellos “Galayos” eran un  conjunto de grandes prominencias rocosas…unas grandiosas columnas de granito, verdadero espectáculo de las montañas de España, el (Galayar) en la vertiente sur de Gredos
    El Torreón de los Galayos lo habían escalado varias cordadas de la Centuria de Montañeros de Madrid, además de sus primeros ascensionistas, entonces los mejores escaladores de la época, Teógenes Díaz, el marmolista y comisario del Batallón alpino, Ricardo Rubio, Tresaco… y entre ellas estaban esas dos cordadas del Frente de Juventudes que lo habían escalado, teniendo el valor añadido en aquellos tiempos, de efectuar una Misa en la cima,  en la que hay que estar con un pie en el abismo, y sin espacio alguno que no sean sus pequeñísimas repisas…
    Bernet, el guía montañero, tras la Misa, rapelaba, descolgándose por las cuerdas de cáñamo de la época, llevando en su mochila el sagrado Cáliz de la Misa, mirando el pequeño refugio de Peñalara doscientos metros abajo… El anillo del cual estaba anclada su cuerda se rompió y aquél joven guía cayó hasta el fondo de la Pretura. Fue un acontecimiento que sumió, al pequeño pueblo de Guisando, en un profundo pesar, cuando su destrozado cadáver era velado en espera de su traslado a Valencia, en donde tuvo lugar un emocionado entierro…
    Han pasado 64 años, y aquella lápida nunca la olvidé, recordando muchas veces aquél trágico suceso -a pesar que mi vida haya estado marcado por difíciles circunstancias en muchos casos dramáticas-
    Y ayer fue cuando vi la mirada de un caballero -de porte distinguido- que con expresión cordial, quería decirme que allí estaba él…
    -Yo fui compañero de José Bernet Melia, guía montañero del Frente de Juventudes, muerto por caída en el Torreón de los Galayos, en agosto de 1952. Allí, viviendo aquél drama… Escena que nunca olvidaré y que de alguna manera marco mi vida, aunque ya no regresara nunca más al montañismo y la escalada. Llevo muchos años esperando para poder comentarlo contigo…
    Mucha vida ha pasado en 64 años, pero Don Claudio Mariscal de Gonzalo, ilustre médico, y abuelo de muchos nietos, nunca podrá olvidar la honda transcendencia de las montañas…



Muy variada, amena  la expedición del ICAM a MongoliaDSCF0419 DSCF0466 DSCF0570 DSCF0365 DSCF0524DSCF0464DSCF0380
Me costó mucho trabajo y gestiones poner en marcha la expedición del Ilustre Colegio a Mongolia, que como todas las anteriores, desde Enero de 1997, siempre llevan implícito subir a una montaña como objetivo fundamental, en este caso el Malchin, una montaña significada
(una de las más alta de la cordillera de Altai, 4.035 m. pero asequible a personas deportistas con más o menos experiencia montañera…) Después del esfuerzo, la enseñanza y la belleza de la cumbre, vienen días más cómodos para visitar el país y conocer sus usos y su cultura…
Y en esta expedición más del 50 º de sus participantes alcanzó la cima, con evidente esfuerzo, pero con esa recompensa indefinible que comporta haberlo conseguido. Las experiencias vividas han sido muchas, desde el principio del viaje, vuelos interiores, recorridos emocionantes en vehículos TT por las extraordinarias estepas mongolas… Dormir en tiendas de campaña… Verse acompañado por caravanas de camellos y caballos, viendo a los famosas yaks, y a las marmotas o a los búfalos de largo pelo, como los almizclados del ártico. Hemos dormido en “yurtas” con mayores comodidades que en hoteles de 4 o 5 estrellas y hemos comido alimentos estupendos en improvisados campamentos al aire libre…
Los 30 participantes han tenido un comportamiento positivo, alegre, optimista y solidario, como requieren este tipo de viajes-expediciones de aventura, en la que hay que saber superar las deficiencias – salvo el improvisado montaje de tiendas, la primera noche en las estepas- (en esta expedición no las ha habido) ayudándonos unos a otros… buscando y viendo soluciones sin plantear problemas…
Hemos recorrido parte del inmenso país (tres veces España) desde los territorios montañosos del oeste (raza de kazajcos) hasta la Mongolia central con las dunas del Desierto de Gobbi, y algunas carreteras, sin olvidar la única ciudad (Ulaanbaator) la capital, con altos y modernos edificios… Un éxito que será difícil de superar en el  futuro. Gracias a todos por la confianza.
A todos, Charo Miguel, Ana Corrales, Pilar Sánchez, Margarita  Fernández, Miriam de la Fuente, Esteban Gridilla, Ángel Marco, Pilar Novillo, José Carlos Jimeno, Alba Pérez, José Carlos Vázquez, María Antonia Calle, Nieves Benítez, Lucía Alfaya, Fernando García, Ángeles Saura, Rodrigo García, Gabriel Vargas, Gonzalo Longueira, Marta Marcos, Carlos Lalanda, Carmen Lorenci, Víctor José Simón, Ignacio Argos, Mariano Ahijado, Charo Casado, Gloria del Pozo, Domitila Barbolla y Olaia Herrera…

Página siguiente »

© 2008 El Blog oficial de Cesar Pérez de Tudela
Todos los derechos reservados
Blog creado por: www.ra-marketing.com