“Subiendo la vida”   La escalada como análisis de uno mismo

                El alpinismo es también un enfrentamiento al “ego” y una terapia de humildad buscando la “redención”, es decir la paz espiritual… intentando superar los límites del sufrimiento y buscando en el misterio que nos rodea…

Hace 25 o 30 años, que este veterano explorador alpino y alpinista… abandono el protagonismo y dejó de ser conocido por la juventud, como era normal -ley de vida-transcurridos esos  40 y 50 años… desde aquellos lejanos tiempos de reportajes, crónicas y constantes expediciones por las montañas… Y si alguna vez fue el alpinista más conocido en España, en los años presentes, le conocen solo los veteranos padres de familia -los que ahora son abuelos- los que quedaban sorprendidos, viendo en televisión aquellas lejanas escaladas en los confines de la Tierra que tuve la gran suerte de protagonizar…

Pero debo decir que el que esta crónica escribe… ha continuado en discreta actividad… manteniendo un prudente entrenamiento, conservando esas mínimas facultades necesarias para continuar en la montaña… subiendo, observándose, esforzándose -a veces dolorosamente- para estudiar su propia evolución en el paso del tiempo y especialmente en la percepción del riesgo y de la dificultad…sin perder esa ilusión necesaria…

He buscado expediciones a volcanes importantes… he viajado a las zonas montañosas de los grandes desiertos… También me he dedicado a la esa actividad literario-filosófica derivada del alpinismo que me ha llevado a publicar unos 35 o 36 libros… siendo el escritor de montañas con más títulos editados en español… He practicado –sigo haciéndolo- el ejercicio de conductor de mis compañeros del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid) con expediciones lejanas, o sencillas excursiones por las diferentes montañas españolas… Y cuando las fuerzas y el viento me lo permiten, sigo intentando salir colgado de mi parapente de las cimas del Guadarrama, ojala que fuera al menos con el peligro mínimo…

Con esfuerzo, muchas veces intenso, he procurado seguir activo, estudiándome en la hondura de mi conciencia, analizando el dolor y el sufrimiento de la “vida vertical”, buscando las “verdades”, esas que todos hemos olvidado nada más regresar de las duras –a veces muy duras y trágicas- experiencias, sensaciones impactantes e importantes, pero que instintivamente nunca quisimos mostrar (tanto alpinistas-escaladores de antes, como los de ahora)… ni siquiera a nosotros mismos… olvidándolas como si jamás hubiesen existido…

Por ello las narraciones y relatos, aún de fantásticas ascensiones, quedan sumidas en la vulgaridad de unos simples relatos deportivos, sin apenas verdadera emoción, sin ese sentimiento que casi nadie confiesa, como el miedo, la incertidumbre o el profundo sufrimiento…

Desde aquellos distantes años cuando  era un aprendiz de alpinista me llamo la atención y caí en la cuenta, sobre la importancia del miedo, de la percepción del peligro… y aún con mi consustancial torpeza pude ir incluyendo en mis escritos esos retoques filosóficos, poéticos y aún románticos (¿místicos?) qué el verdadero – fácil o muy difícil alpinismo lleva implícito.

Me alegra mucho, por tanto saber las últimas y valientes declaraciones de Voytek Kurtyka, el célebre escalador-expedicionario-alpinista polaco,  que a estas alturas reconoce que el alpinismo es también un enfrentamiento al “ego” y una terapia de humildad buscando la “redención”, es decir la paz espiritual… intentando superar los límites del sufrimiento y buscando en el misterio que nos rodea, en las complejas situaciones que el alpinismo y la escalada comportan…

Ello es para mí lo esencial… por ello valoro la dimensión espiritual de lo que nos rodea…

DSCF0194



Volver a Bembibre, en la Semana de la Montaña… 46 años después
He regresado 46 años después a Bembibre, en el Bierzo, donde el club de montaña Peña Gistredo organiza anualmente una prestigiosa “Semana dedicada a la Montaña” con conferencias y proyecciones, reuniendo a alpinistas de máxima actividad, protagonismo y actualidad…
Ha sido una excepcional experiencia… volver tras casi 50 años…
Un hecho extraordinario para mí… cuando las circunstancias habían cambiado tanto, mi presencia como  invitado de ayer, no tenía hoy significado, tras tantos años transcurridos –y mi presencia carecía de interés…(¿)
Evidentemente mi persona dejó de ser un alpinista de actualidad –hace 25 o 30 años- y mi nombre está ya alejado de las expediciones que los medios informativos divulgan… casi siempre relacionados con el “ochomilismo”… en los que la moda domina –desafortunadamente- casi todas las actividades…
Fui… y abracé a aquellos veteranos fundadores del club berciano de Bembibre y desde el escenario recordé aquellos tiempos diferentes y los uní con el riguroso tiempo de hoy, felicité desde allí a Carlos Suárez, el fantástico alpinista, escalador y “saltobasista”, mi antecesor en el turno de actuación… y manifesté que yo solo era un alpinista “caducado”, un espectador que aprovechaba su larga experiencia para estudiar la mística del alpinismo… Y curiosamente ese teatro-cine, lleno de un público atento y cordial –todos montañeros- me apoyaron con generosos aplausos y acompañando tantos recuerdos con las numerosas fotografías que el momento propiciaba…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pangea 8.

Cesar Pérez de Tudela

Es este un acontecimiento que refuerza otro acontecer semejante, el regresar en el pasado año -también 46 años después- a participar como ponente en la Semana de la Montaña de Reinosa, en Cantabria, cuando mi antecesor había sido, nada menos que Alex Huber, el prodigioso escalador que se cuelga de sus dedos, solo y sin cuerda, escalando los enormes precipicios dolomíticos, o bajando sin cuerda “destrepando” una escalada abierta por él mismo en el Gran Capuchino de Tacul  catalogada de 8º grado…
¿Cómo es que mi persona, con antigüedad suficiente para quedarse en su casa, sigue siendo uno de los conferenciantes que genera actividad en estos “eventos”, especialmente de los que están al margen del llamado – no por mí- “deporte de montaña”
Muchas gracias a estos grandes mantenedores de la pasión por las montañas como Eloy de Bembibre, o los organizadores del alpinismo en Reinosa, que me han llamado para que contara mis análisis y mis nuevas experiencias en las montañas de hoy…    ¡¡¡Gracias!!!



Otra vez al Naranjo de Bulnes.

Sí así de sencillo… naturalmente pensé que debía ir por la Sur directa de los Hermanos Martínez, la vía, posiblemente más corta y segura -junto a la de Víctor- Víctor de Camarmeña el famoso padre de los citados Martínez, los guías del Naranjo de Bulnes durante varias generaciones….
Mi escalada se debía a que dos de mis compañeros de expediciones del ICAM querían escalar la famosa montaña, un verdadero trofeo social para los montañeros curiosos. Ángel, estupendo escalador, ya había coronado en alguna ocasión el Urriello, pero había que gratificar a José Carlos que  tantas veces se cargó con la responsabilidad de ser intérprete y ayudarme con eficacia en las expediciones al Himalaya.
No oculto la verdad… Y ello es cierta congoja… cuando subiendo a la base del Naranjo, mitad andando, y algo trepando, llegamos a donde comienza esa pared sur que todos se empeñan en decir que es fácil… Es fácil pero hay que escalarla y escalar, amigos míos, siempre es comprometido, especialmente al principio de la escalada, en la que si pierdes la adherencia o el equilibrio, caes hasta ese suelo lleno de rocas de punta…
Atención pues, plena seriedad que comienza la aventura…
El que esto escribe, dijo una vez, cuando era un joven petulante, que la sur del Naranjo era una vía interesante, aunque fácil, y que el Naranjo de Bulnes era la cumbre simbólica de todas las montañas de los Urrieles, con permiso del Llambrión y de Torrecerredo.
-“Yo que soy un escalador de directísimas valoro la fácil escalada de la Sur”… escribí con tono de engreído, que hoy 56 años después me parece absurdo e injustificado… Sin haber sabido pronosticar que con el paso del tiempo (30, 40 0 50 años) se abrirían vías como “Sueños de Invierno” “Pilar Cantábrico” “Marejada”  “Orbayu” y otras de verdadera dificultad y compromiso…
La percepción de la vida, y como no de las escaladas, va transformándose a medida que pasan los años, y la célebre frase de Lionel Terray, que murió despeñado muy joven, se hace realidad: ¡¡Esas sencillas montañas de mi juventud serán, las duras montañas de mi madurez!!…

Naranjo. 2016
En estos últimos 20 años… el alpinismo, la escalada y las carreras por montaña, están superando ese estrecho margen de lógica que las había mantenido dispuestas a ser comprendidas, con esa aureola de románticas explicaciones, incluso con esa apabullante filosofía… y ahora con la paulatina “deportivización” se han transformado en un juego que para mí ha reducido mucho su sentido… La escalada de roca y nieve, en mixto o no, con los crampones puestos y los piolets o ganchos curvos, encajándolos en las fisuras y grietas me parece algo rebuscado y casi absurdo, que rebasa el puro  ejercicio físico circense… restándole ingenio y hasta reduciendo la técnica fundamental de la escalada…
Vamos llegando a la cima del Picu, y yo sufro el peso de las cuerdas que pasan por diversos seguros… en el esfuerzo físico del que tiene que arrastrar las cuerdas de los dos compañeros que le siguen, recordando aquellos lejanos años en las famosas escaladas alpinas (pared del Eiger, o en la pared NE del Badile) en donde siempre yo actué delante, teniendo el honor de tener que tirar de 50 o 60 metros de cuerda a lo largo de casi 3.000 metros de escalada como ocurrió en la célebre norwand…



No he podido…
Así ha sido efectivamente… Esto de ir cumpliendo años lleva consigo muchas sorpresas…
Ya no soy desde luego ese ser acorazado en los altibajos de la salud…Fallos cardiacos, duras enfermedades y duros remedios…
Este año me había comprometido conmigo en visitar a mis amigos de Riglos y escalar con Ursi, uno de los grandes veteranos, sin olvidar a Cintero el gran vencedor del Puro en aquellos años heroicos… Yo 5.
Incluso he tenido el generoso ofrecimiento de un homenaje, allí, en la capital de la escalada acrobática de Aragón, presentando mi último libro ”Al filo de la escalada” organizado por José Ramón Álvarez Martínez, director de comidas y pernoctas en ese punto geográfico de tanto relieve y tanta actividad como es el pueblo de Riglos, donde se gradúan los escaladores militares y los rescatadores de montaña de la misma Guardia Civil.
Hubiera sido un honor inmerecido, brindado por José Ramón, y como él decía en una semana llena de actividades, esos espectaculares –impresionantes- saltos desde la cima Pisón que terminan en “tirolinas” con presencia de los medios de información… y de diversos escaladores actuales, que según mi generoso amigo deberían conocerme y reconocerme como uno de los introductores del alpinismo y de la escalada en España, recordando aquellos numerosos programas de televisión española de los años “70”… que fueron ciertamente un verdadero acontecimiento…
Pues ello no ha sido posible por culpa de mi endeble salud…
Y tampoco voy a poder acudir a Montserrat, a la reunión anual del Grupo de alta montaña español, para ver a las nuevas generaciones y renovar alguna pequeña escalada en la célebre montaña en la que no escalo desde hace más 50 años –se dice pronto- habiéndome inscrito y teniendo pagado con antelación cena, y hotel, de mi persona y de mi amigo Antonio Luis de Tena. También sería el momento de recibir de manos de Montserrat Barberá, la hija del fundador del Group del Cavall Bernat, la insignia correspondiente, como escalador en los primeros años “60” de esa incomparable cima.  La mala salud me habría limitado mucho la escalada que yo querría haber renovado, aunque fuera en la Trompa del Elefant o el de alguna vía de la Prenyada, esos esbeltos monolitos de la región de Trinitats, preciosas escaladas al aire de lo abierto…
En cuando recupere la salud deberé hacer frente a otros compromisos que forzosamente tengo que cumplir: conferencia en el colegio de los maristas de Ciudad Real, conferencia en Zamora: “Las montañas de un cardiópata”, conferencia en Bembibre, regresando después de 45 años al club Gistredo, organizador, conferencia en Alhaurin el Grande, en la biblioteca municipal y en la ciudad de Ronda, también en Segovia….
No puedo quejarme… sin estar de moda… sin subir “ochomiles”, sigo estando en actividad, ahora en la que reconozco mis errores, mis miedos, mis inexorables esfuerzos, en estos años en los que me he analizado en cada paso de escalada, en cada ascensión, que esta vida ilusionante y también llena de momentos de espanto…
Voy a continuar subiendo la vida… paso a paso… escribiéndome a mí mismo  sin engañarme… y así es posible que pueda ayudar a algunos que necesiten mis inspiraciones y mis anhelos… ¡¡ Gracias !!



Conferencia Inaugural Master Montaña, Rescates y Socorros Universidad Camilo J. Cela, Villafranca del Castillo. Madrid. 6 octubre 2016  Dr. Carrascosa
Tengo que pronunciar una conferencia en la Inauguración del Master sobre Medicina de Montaña e Intervenciones de Rescate y Salvamento, en la Universidad de Madrid Camilo José Cela. Y sin duda resulta para mí un delicado compromiso.
No sé si soy la persona adecuada o idónea al respecto. Pero no he sabido o podido por premura de tiempo decir que no.
Primeramente acepté formar parte de una Mesa Redonda en torno al tema, que constituye de alguna manera, para mí, una importante inquietud, pero en la que tengo poco que añadir en los evolucionados tiempos actuales…
Ciertamente fui, el alpinista que más reitero en la necesidad de la creación de un Servicio Nacional de Rescate en Montaña, presentando a Juan Antonio Samaranch el primer proyecto (Libro Blanco) de esta necesidad, tras el rescate de Lastra y Arrabal en el Naranjo de Bulnes (febrero 1970 y el anterior de Berrio y Ortiz) así como por la publicación de numerosos artículos en medios de información: ABC, YA, Revista La Actualidad Española, entrevistas de radio y televisión, revista Policía Española… al regreso de algunas operaciones de socorro que trascendían a los medios de información…UME Casa CuevaCurso a la UME 1. Naranjo 2016. 4
Publicación de varias ediciones de mis dos libros sobre los rescates del Naranjo de Bulnes, Edt. Juventud y Publicaciones Controladas. “SOS en el N. de Bulnes”…
La Policía debe intervenir en los salvamentos de Montaña
Yo soy como alpinista-escalador un histórico ya caducado…
Por lo que siento admiración por la forma ejemplar de cómo se realiza el rescate en las montañas españolas, a cargo de bomberos y de guardias civiles… grandes medios y equipamiento, meticulosa preparación física y técnica…
Pero tengo que decir:
1.    No soy médico ni tengo relación actual con los profesionales del rescate, socorro y salvamento… aunque siempre he seguido los temas tratados en las reuniones y congresos a estos respectos organizadas en España (problemas de la altitud, cardiopatías, lesiones y traumatismos …)
2.    Ciertamente participe en la dirección de los Grupos de Socorro en Montaña de la antigua Federación de Montañismo y he acudido a muchas operaciones de salvamento, pero casi siempre –desgraciadamente- de muertos…
3.    Rescates en Montserrat, en Pedriza, en Pedraforca, en Picos de Europa, búsquedas en el Atlas, en los Alpes, en el Illimani (Andes)
4.    He asistido a reuniones de la CISA-IKAR y he estado informado de evolución de técnicas y medios al respecto.
5.    Fui  Director del Programa sobre Seguridad en las Montañas españolas, de la DGP. CIVIL. contribuyendo al establecimiento de planes de emergencia de estaciones de esquí, dotación de medios fundamentales en los refugios de montaña… (camillas, cuerdas, tornos, botiquines, sondas… etc.)
6.    Incluí en la Cartilla Popular de Protección Civil, el tema de los accidentes en Montaña, colaborando con la fundación del servicio de Montaña de la Guardia Civil, con asistencia a conferencias en su Centro de Instrucción en Candanchu
7.    Diseñé y dirigí los primeros Cursos de Capacitación a los Cuerpos de Bomberos de España, (Siete u ocho cursos) con la colaboración de los Servicios de helicópteros de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía… Casi 400 Bomberos titulados en cursos Rescate en Montaña en la Escuela de Pinares Llanos en Peguerinos ( Peña Blanca ) Años 1985, 1986, 87… 88
8.    El tema de rescate, socorro y salvamento en montaña se encuentra muy relacionado con mi vida de alpinista, habiéndome enriquecido psicológicamente y asimilando,  los fatales resultados de accidentes, por imprevisiones, faltas de preparación… y otras causas… Y aumentando -a mi juicio- con muchas experiencias mi historial montañero, en diversos casos superior al que se realiza escalando o formando parte de expediciones estrictamente deportivas…
9.    He sido rescatador y rescatado, quizás “in extremis”, en el Everest, cuando terminaba de superar la Cascada de Hielo del Khumbu, llegando al Valle del Silencio…
10.    Y debo añadir que durante los años en los que dirigí el Programa de Socorro en Montaña de la DG P. Civil, participé en el diseño y la fabricación de distintos equipamientos (redes y plataformas para izar en helicóptero) cacolets de fortuna para descender o ascender a espaldas de socorrista al herido, sistemas de fortuna con cuerdas estáticas, camillas Piguelen, sustitución de  Perchas Bernaud, tornos Ballarin, Poma, y Alpin… etc… Distintos frenos para descuelgues y rapeles, Dispositivos para superación de cuerdas fijas ( jumars y otros…)
11.    Curso a miembros de la UME. Casa Cueva. Guardia Civil
12.     Mi mayor preocupación siempre ha sido efectuar esa delicadísima misión de los primeros auxilios, respiración artificial, masaje cardiaco, postura adecuada…
Creo que debería hacer mención a “mis muertes”  y seguidamente proyectar fotografías con rapidez de distintas situaciones en las montañas.

Página siguiente »

© 2008 El Blog oficial de Cesar Pérez de Tudela
Todos los derechos reservados
Blog creado por: www.ra-marketing.com